HERRAMIENTAS GRATUITAS: Preguntas y respuestas | Disponibilidad de dominios y whois
¿Cuál es tu IP? | ¿Está en línea el sitio? (Online ping) | Códigos HTML

4 proyectos de diseño y desarrollo web que debemos rechazar

Categorías: desarrollo web

Es común que los diseñadores y desarrolladores web independientes (freelancers) y hasta las compañías de diseño/desarrollo web nos encontremos en el camino con proyectos que, de aceptarlos, nos ocasionarán más problemas que beneficios y en muchos casos terminaremos trabajando gratis o, en el peor de los casos, incluso pagando por trabajar.

Lamentablemente esto es algo tan común que muchos diseñadores y desarrolladores web terminan por odiar los proyectos y la profesión y en algunos casos hasta la abandonan y buscan desarrollarse en otra área.

Pero, ¿cómo reconocer estos patrones que debemos saber detectar para evitar la mayoría de los proyectos problemáticos?

A continuación presentamos algunos elementos que hemos identificado como patrones que nos ayudarán a detectar estos proyectos que posiblemente se convertirán en graves problemas para nosotros y que, por tanto, debemos tratar de evitar a toda costa.

1.- Proyectos donde el cliente es el “experto” en diseño y/o desarrollo web

Normalmente cuando uno va al médico, lo hace porque requiere una opinión y/o los servicios de un profesional. El médico es un profesional ya que estudió medicina por 10-15 años y lleva también algunos años practicando la profesión por lo que si él nos dice que tenemos cierto padecimiento y que debemos tomar una medicina, lo normal es que lo escuchemos y hagamos lo que nos recomienda (o si dudamos de sus conclusiones, buscaremos la opinión de otro profesional pero no simplemente las rechazaremos sin sustento alguno). Sin embargo, en el diseño y desarrollo web muchas veces no sucede esto. Por alguna razón es común que nos encontremos con clientes que desempeñan un papel de “expertos” en el área, aunque muchas veces no tengan la más mínima experiencia y/o conocimiento que los acredite.

Los proyectos con este tipo de clientes suelen ser extremadamente complejos porque simplemente nunca les daremos gusto. Puede ser que nuestro diseño y/o desarrollo web haya sido hecho con la mayor calidad, pero si no seguimos al pie de la letra los lineamientos del “experto”, probablemente este será rechazado y habrá mucho re trabajo que hacer.

Atención: esto no quiere decir que no debemos escuchar a nuestro cliente, por el contrario, sus opiniones son sumamente importantes, es solo que la mayoría de los clientes entienden que al contratar a un experto en un área, las opiniones de éste deben ser consideradas con una prioridad mayor incluso que las propias, o por el contrario, no tiene sentido ser un experto (o contratar a uno). Si un cliente no entiende esto, puede causar muchos problemas y por tanto, es uno de los primeros indicios de que debemos rechazar cualquier proyecto con él.

2.- Proyectos de clientes “centaveros” (o “barateros”, o “regateadores”, etc.)

Uno puede pensar que es normal y hasta común que un cliente pida descuentos en proyectos de diseño o desarrollo web, sin embargo no lo es. Los clientes más experimentados en la contratación de este tipo de servicios, saben el valor que tiene un trabajo bien hecho y rara vez nos empujarán más allá de lo normal para disminuir nuestro precio. La razón es muy sencilla: los grandes compradores y las grandes empresas saben que un proveedor insatisfecho o mal pagado es un riesgo de un trabajo mal hecho (baja calidad, a destiempo, mal servicio al cliente, etc.), por tanto, si tienen un proyecto importante para el cual nos quieren contratar, usualmente estarán dispuestos a pagar lo justo, ni más ni menos.

Los clientes que empiezan solicitando precios miserables o descuentos extraordinarios son un doble riesgo. El primer riesgo es que consigan de nosotros un precio demasiado bajo que no cubra los costos estimados del proyecto y terminemos perdiendo dinero y tiempo. El segundo riesgo es que por alguna razón la personalidad de estos clientes que abusan del “regateo” también ocasiona que en muchos casos sean los clientes que intentarán con más fuerza obtener el mayor trabajo posible sin pagar más. Es decir, no contentos con que les dimos un precio extraordinariamente bajo, harán además todo lo posible por sacarnos aún más trabajo del acordado (y muchas veces tienen el talento para lograrlo). Al final del día perder en un proyecto es muy malo, pero perder en varios proyectos a la vez será la ruina para cualquier freelance o empresa de diseño/desarrollo web. Por esta razón, esta es la segunda situación en la que debemos rechazar un proyecto.

3.- Proyectos pobremente definidos (o completamente indefinidos)

Otra de las pesadillas más comunes de un diseñador o desarrollador web será cotizar y/o realizar proyectos que no están bien definidos. Nos topamos casi a diario con personas que llegan a solicitar una cotización para “montar un blog”, por ejemplo. Cuando se les pregunta qué tipo de blog requieren o con qué características, muchas veces no saben o no quieren decirnos. Entregar una cotización y comenzar un proyecto con un proyecto indefinido es poco menos que suicida. La solución parcial que tenemos para cotizar el proyecto es tratar de sacar la mayor información posible del requerimiento y estimarlo al doble o triple, sin embargo ésta no es una solución definitiva porque pueden suceder dos problemas: el primero, que coticemos muy alto un proyecto que en realidad no era tan complejo y por lo tanto perdamos el proyecto, o el segundo, que sin importar que tan alto coticemos para cubrirnos con un precio alto, el proyecto real sea mucho más complejo de lo que pensábamos, o que hábilmente el cliente vaya incluyendo más y más trabajo cada vez, en cuyo caso seguramente saldremos perdiendo dinero y esfuerzo en la realización del proyecto (existen casos en los que un solo proyecto mal calculado resulta la ruina económica de una emrpesa).

4.- Proyectos que no representen calidad suficiente para incluirlos en nuestro portafolio

Muchas veces los desarrolladores y diseñadores web terminamos tomando toda clase de proyectos, buenos y malos. Esto sucede sobre todo cuando comenzamos y todavía no tenemos un nombre que nos respalde y los clientes que nos solicitan trabajo son todo lo que tenemos, sean éstos buenos o malos.

Sin embargo, conforme uno comienza a adquirir experiencia y renombre, debe cada vez más filtrar los proyectos que no nos dejarán buen nombre, reputación o que simplemente la calidad del proyecto no será suficiente para tenerlo en nuestro portafolio.

El problema, si no seguimos esta regla, es que en poco tiempo nos veremos completamente saturados de trabajo con proyectos que nos daría vergüenza mostrar o que al menos no ayudarán a que un cliente grande que eventualmente nos llegue, se decida a contratarnos.

Si bien un buen portafolio no es el único factor para que una empresa grande nos contrate para un proyecto importante, suele ser un aspecto crucial para que siquiera se decidan a llamarnos e invitarnos a cotizar el proyecto. Si los trabajos en nuestro portafolio no son de primera calidad, no estaremos avanzando en nuestro objetivo de consolidarnos como líderes en diseño y/o desarrollo web.

Entonces, ¿qué proyectos son los que SI debemos tomar?

El éxito en el diseño o desarrollo web consiste principalmente en ir desarrollando cada vez proyectos de mayor calidad y complejidad e ir forjando relaciones de largo plazo con los clientes, sobre todo con los más importantes. Si hacemos esto, es muy posible que llegue el momento en que nuestro trabajo sea buscado como referencia de excelencia en la profesión. Esto generará un “circulo virtuoso” puesto que cuando los clientes nos busquen porque quieren trabajar especialmente con nosotros, es muy probable que nos podamos dar el lujo de cobrar más caros nuestros servicios, lo cual a su vez nos permitirá dedicarle más tiempo y recursos a cada proyecto y por tanto incrementar más y más nuestra calidad, que por consiguiente nos traerá a su vez más y mejores proyectos y así sucesivamente.

Si no filtramos los proyectos de acuerdo a estos parámetros básicos que hemos expresado, caeremos por el contrario en un “circulo vicioso” de proyectos de baja calidad, mal pagados e insatisfacciones que lejos de permitirnos crecer, nos pueden causar un sin número de problemas y dolores de cabeza que a la larga (o no tan larga) nos harán odiar la profesión.

Autor: Este artículo fue originalmente escrito por Hospedaje-web.com (http://hospedaje-web.com) “El portal de la industria del Hospedaje Web en español”.

Nota importante: Este contenido tiene derechos de autor. Si deseas publicar este contenido parcial o totalmente en tu sitio web o blog tienes la obligación de copiar la información sobre el autor que se encuentra arriba

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Google Buzz (aka. Google Reader)

Comparte el amor, pasa este artículo a tus amigos

Artículos relacionados

Comentarios